Charlie Beluga es simpático hasta ser desagradable, dulce e irritante, educado hasta resultar grosero, sensible pero sucio, refinado de forma vulgar. Así es, y así será.

 

Si alguien dice lo contrario, posiblemente tenga razón.